miércoles, septiembre 28Bienvenidos a Tecnogus

Tecnología y cambio de hábitos en el hogar, dos de los principales potenciadores del ahorro de agua en los hogares

Imagen: mabe – 2021

La innovación y la integración de nuevas tecnologías a equipos electrodomésticos ha permitido ofrecer a los consumidores ahorros de hasta un 76% en el consumo de agua por ciclo de lavado, tal y como funciona la tecnología Aqua Saver Green de mabe.  Sin embargo, depender sólo de la tecnología e innovación puede hacer que el cambio no sea tan rápido como se espera.  De ahí que el lema de la Semana Mundial del Agua promovida por Naciones Unidas sea “Construir la Resiliencia más Rápido” sea tan relevante; el fomento de una cultura orientada a la responsabilidad compartida y a las interacciones de los usuarios con sus equipos puede facilitar y acelerar la transición hacia un mundo más sustentable.

Actualmente, 884 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable según ONU Habitat, Naciones Unidas de Colombia, y 2.6 mil millones de personas carecen de acceso a saneamiento básico, el 40% de la población mundial. Adicional a esto, según la ONU, las principales fuentes de agua para uso humano como lagos, ríos, la humedad del suelo y las cuencas de aguas subterráneas a poca profundidad se distribuyen de forma irregular y, en general, están lejos de las zonas urbanas. Alrededor del 36% de la población mundial, o 2.400 millones de personas, viven en regiones con escasez de agua y el 52% experimentará una severa escasez de agua hacia el año 2050. El acceso al abastecimiento de agua en las ciudades es limitado.

Un cambio en los hábitos es indispensable para potenciar los beneficios otorgados por las nuevas tecnologías.  Entendiendo las características de los usuarios y adaptando sus hábitos de uso a sus equipos, permiten hacer exponenciales los impactos favorables al medio ambiente.

Por ello mabe está coordinando el Primer Foro Latinoamericano del Agua donde líderes de opinión, expertos y autoridades se darán cita para conversar sobre las tendencias, perspectivas y el futuro del vital líquido en la región. En este espacio, se contará con la participación de panelistas como: Dora María Moncada Rassmusen, Directora del Centro Nacional del Agua y la Biodiversidad de la Andi, Daniel Muschett Ibarra, Vicepresidente administrativo del Recurso Hídrico del Canal de Panamá; Diana Rojas Orjuela, oficial de Programa Global Agua de la Agencia Suiza COSUDE; Daniel Sosa, gerente de sustentabilidad corporativa de mabe; Alex Guerra Noriega, del Instituto de Investigación sobre Cambio Climático, entre otros. En este espacio se buscará potenciar los impactos a través de la adopción de nuevas tecnologías, la innovación y cambios en los hábitos de consumo.

Este último tema es fundamental para lograr un cambio verdadero. De acuerdo con Harvard Business Review, se puede generar un impacto social favorable a través de los siguientes enfoques:

Adopción de buenos hábitos

Se trata de promover la participación de los consumidores en los procesos de ahorro de agua, no solo aprovechando la tecnología e innovación de nuestros productos, sino también fomentando el cambio en los hábitos de uso de estos.  Aquí es clave el buscar promover la influencia social como una de las maneras más efectivas de impactar favorablemente en conductas responsables con el medio ambiente entre los consumidores. La adopción de buenos hábitos permite a su vez hacer de la sustentabilidad una parte integral de los consumidores en su día a día.

Influencia social

Promover que los usuarios compartan sus historias de éxito en el ahorro de agua, para de esta manera influenciar y generar la reproducción de esas acciones. A través de buenos hábitos se inspira, replica y colabora para la creación de una nueva cultura y un movimiento en pro de un objetivo común.

Efecto dominó

El efecto dominó permite sumar los beneficios y generar una percepción aumentada de los mismos. Al adicionar el impacto que tiene la tecnología con hábitos de ahorro, la percepción de los beneficios en términos económicos y de consumo son fácilmente observables. Se dice que sumar conductas que generen orgullo en los consumidores hace que la recompensa sea aún más atractiva para los mismos.

Hacer que la sustentabilidad una actividad compartida entre la marca y sus consumidores ha permitido a mabe liderar los esfuerzos en su sector para tener un impacto positivo no sólo en el medio ambiente, sino también en la economía de los hogares en los que está presente.

“En mabe somos conscientes de los constantes equilibrios que demandan los nuevos entornos. Por esta razón, ahora más que nunca reconocemos la necesidad de encontrar nuevas formas de hacer negocios, que van desde encontrar alternativas para maximizar el uso de materiales o gestionar la energía de manera mucho más eficiente, hasta el hecho de elevar nuestro nivel de ambición más allá de la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero para alcanzar un balance de cero emisiones netas hacia 2050” comentó Daniel Sosa, Gerente de Sustentabilidad de mabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.