jueves, septiembre 29Bienvenidos a Tecnogus

¿Qué es la deuda técnica y cómo afecta a los desarrollos tecnológicos?

Imagen: Double V Partners – 2021

En el mundo actual, es natural que todas las marcas, compañías u organizaciones hayan desarrollado diferentes herramientas tecnológicas para conectarse mejor con sus diferentes audiencias de interés, ya sean clientes, proveedores, suscriptores, entre otros. 

Pero de igual manera, es habitual que muchas de esos desarrollos se enfrenten a serias dificultades al poco tiempo de su lanzamiento. Desde problemas para ser utilizada por el usuario final, hasta largos procesos de mantenimiento permanente en el código que existe detrás.

Y aunque las personas ajenas al mundo del desarrollo tecnológico podrían pensar que corresponden a descuidos de quienes lo diseñaron, realmente en su mayoría corresponden a un concepto conocido como ´Deuda Técnica´

Según Daniel Villa, CEO de la consultora de transformación digital Double V Partners, “La deuda técnica es un concepto universal de tecnología que sucede en cualquier desarrollo. Nace principalmente por dos factores: errores que se dejan sin resolver, que también pueden ser conocidos como deudas funcionales, o actualizaciones en el entorno tecnológico. Los proyectos generalmente deben invertir el 20 o 30% de sus esfuerzos en corregir esa deuda técnica”. 

A continuación, cinco aspectos sobre la deuda técnica en los desarrollos tecnológicos que se deben conocer:

1. Puede ser invisible: muchas de las deudas técnicas de los proyectos tecnológicos suelen evidenciarse solo cuando pasan a fases de implementación. Y aunque personas ajenas al mundo tecnológico puedan preguntarse ¿Por qué no lo vieron antes?, en muchas ocasiones es imposible. Por esta razón, se recomienda que los equipos de desarrollo inviertan entre el 20 y el 30% en corregir permanentemente la deuda técnica. 

2. Causas: aunque pueden ser errores o ´pecados´ que el desarrollador comete en fases iniciales del desarrollo, principalmente corresponden a un cambio en el entorno tecnológico, por ejemplo cambios en la versión de la librería, la arquitectura o en el lenguaje de programación.

3. Algunas son evitables: en muchas ocasiones, las compañías deciden emprender el proceso de innovación y desarrollo con equipos internos que, a pesar de ser altamente capacitados, no cuentan con la especificidad y la curva de aprendizaje que si existe en las consultoras especializadas en la transformación digital de los negocios. Al final, estas decisiones suelen convertirse en dinero y tiempo extra que debe ser invertido.

4. Necesidades reales del cliente: es clave entender las necesidades reales de quien requiere el desarrollo para, desde la expertiz del mundo del desarrollo, ofrecerle las soluciones que realmente se ajusten a sus necesidades sin incurrir en procesos que lejos de generar beneficios, entorpecerán el proceso y aumentará la deuda técnica.

5. Desarrollos exprés: la mayoría de proyectos que tienen altos índices de deuda técnica son aquellos que son desarrollados en un tiempo menor al que se requiere. Y muchas veces, por el afán de tener algo para mostrar, no cumple los requisitos necesarios para generar una buena experiencia al usuario, o inclusive no satisface la necesidad para la que se creó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.