miércoles, octubre 27Bienvenidos a Tecnogus

Makro, comprometido con iniciativas y proyectos ambientales

Imagen: Makro – 2021

Las empresas son sostenibles en entornos estables. Ante esta realidad las compañías más importantes del mundo están ajustando sus modelos de negocio para reducir las huellas ecológicas que dejan a raíz de sus actividades y evitar el cambio climático en ciernes que amenaza a la vida en el planeta.

Que la industria automotriz migre a motores eléctricos o el sector de productos lácteos en Colombia apueste por lograr en el 2025 una ganadería sin deforestación, son algunos ejemplos del compromiso que las organizaciones tienen con la vida.

Ante esta necesidad de generar un impacto positivo, Makro es una compañía referente en el sector de las grandes superficies en Colombia por sus buenas prácticas en la expansión y operación de sus tiendas, ya que cuenta con 9 certificaciones LEED (Liderazgo de Energía y Diseño Ambiental por sus siglas en inglés) en tiendas y tiene una de las primeras distinciones Platinum que hay en el país para el retail, ha hecho esfuerzos para adaptarse, ser sostenible y aportar a la consolidación de la industria con conciencia ambiental.

Makro ha emprendido proyectos para disminuir su impacto ambiental durante los 26 años en los que ha tenido operaciones en Colombia. Sus acciones iniciaron creando incentivos para no usar la bolsa plástica en las compras de sus clientes, y ahora implementan todo un abanico de acciones medibles, estandarizadas, certificadas y con impacto, no solo en el ambiente, sino también a nivel económico y social, con el apoyo de sus proveedores y colaboradores. 

Arnoud J. Van Winderge, CEO de la compañía, asegura que “Makro se ha planteado metas calculables y progresivas para cada vez avanzar más en la protección del planeta”. Por ejemplo, para 2020 la compañía en Colombia redujo un 30% la huella de carbono con respecto a la línea base de 2018, superando ampliamente la meta de lograr el 10% de reducción consignada en el Informe de Sostenibilidad de 2020. A su vez, en cuanto a la huella de residuos se fijó la meta de disminuirla 7%, objetivo que se obtuvo al lograr tres veces lo planeado.

Creer en los colaboradores

La gestión del talento humano fue un factor indispensable para alcanzar los objetivos planteados como organización. Durante la difícil situación del año 2020, por consecuencia de la COVID-19, Makro buscó diferentes alternativas para proteger los empleos de nuestros colaboradores.

Al cierre de 2020 contaban con 1.709 colaboradores, en casi paridad de género, 47% mujeres, 53% hombres; a los que se les capacitó a través de la Universidad Makro, con herramientas de e-learning, para reforzar conocimientos de los procesos de las tiendas, la cultura de la retroalimentación, la competencia justa y las buenas prácticas de manufactura.

Haciendo más con menos

Los indicadores de sostenibilidad de la compañía, estandarizados para todas las unidades de negocio a nivel mundial, muestran que Makro Colombia dejó de consumir 492,717 litros de agua, de generar 181,920 kg de residuos y aprovechó 1,772 toneladas de materiales. “Aprovechamos el 66% de los residuos que generamos, esto quiere decir que se pudieron reintegrar a un proceso productivo en vez de irse como desechos a los rellenos sanitarios”, afirma Arnoud J. Van Winderge

Las tiendas LEED aprovecharon en su construcción el 90% de los residuos que se generaron y en su operación usan equipos eficientes en el consumo de agua y energía y mantienen un aire de calidad al interior, entre otras características que permiten ofrecer a los clientes un servicio más consciente medioambientalmente.

Alianzas para un planeta más limpio

Makro es consciente que las soluciones ambientales requieren de la acción colectiva y por eso participa de varios programas colectivos para la gestión ambiental de productos que requieren un tratamiento especial cuando llegan al final de su vida útil como lo son las llantas, pilas, baterías de carro, luminarias fluorescentes, medicamentos, aerosoles y aceite de cocina.

En 2020 Makro se vinculó a Visión 30/30, una iniciativa colectiva conformada por más de 270 empresas de 26 sectores productivos, que buscan alcanzar la meta de aprovechar al menos el 30% de los envases y empaques de sus productos en el año 2030 y acelerar la transición a la economía circular.

Sus proveedores son sus grandes aliados, por eso ha empezado a desarrollar proyectos piloto para que a lo largo de la cadena de valor se generen menos impactos ambientales. En 2020 se sumó al programa Boomerang de PepsiCo que busca retornar las cajas de cartón en las que llegan los productos a las tiendas Makro, esta medida fomenta el ahorro de agua, energía y materiales para la fabricación de cajas nuevas, lo que significó en 2020 el retorno de 35.000 cajas de cartón.

Como resultado de esta alianza, en 2021 los colaboradores de PepsiCo y Makro pudieron participar en sesiones de sensibilización ambiental con la ONG The Nature Conservancy. En ellas escucharon de expertos lecciones y proyectos ambientales que se han hecho en otras partes del mundo para ajustarlos y ejecutarlos en sus operaciones.

Movilidad sostenible

Por otra parte, la crisis sanitaria por COVID 19 se afrontó como una oportunidad de adoptar el transporte sostenible. Se amplió la cobertura del programa ‘Makro pedalea’, el cual está a disposición de los trabajadores y consiste en prestar bicicletas a los colaboradores para que puedan movilizarse de la casa al trabajo. 20 de las 22 tiendas a nivel nacional cuentan con este servicio.

Esta iniciativa surgió para reducir la probabilidad de contagios en el transporte público, a la vez que se ofrece un medio alternativo de transporte que le permite a los colaboradores desplazarse de su lugar de trabajo hacia sus hogares de manera más rápida, económica y ambientalmente amigable. 

Preservar el medio ambiente y hacer sostenible su negocio son compromisos que Makro ratifica con sus planes de acción cada año. La protección del medio ambiente es un pilar fundamental en la compañía, por eso busca hacer partícipe de él a todos los eslabones de la cadena que trabajan con la empresa, haciendo integral su estrategia de sostenibilidad.

La multinacional es consciente de que el cambio a procesos sostenibles debe hacerse lo más rápido posible en esta carrera contra el calentamiento global. Sus esfuerzos, y los de todos sus colaboradores, seguirán creciendo y mejorando para proteger la vida y seguir siendo un aliado estratégico para sus clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *