Ad

header ads

Publicidad

header ads

Optimizar costos: dos palabras que definen el 2021

Imagen: IFX Network – 2021

El 49% de las organizaciones alrededor del mundo esperan que la transformación digital crezca considerablemente en 2021 debido a las nuevas e inesperadas necesidades que trajo la pandemia del Covid-19.
 
En este mismo sentido, según Gartner, empresa consultora y de investigación de las TIC, se prevé que el gasto mundial en IT alcance los 3,9 billones de dólares en 2021, un aumento del 6,2% con respecto a 2020. Sin embargo, el 75% de los tomadores de decisiones sobre tecnología no pertenecen al área de IT de la compañía, lo cual evidencia lo transversal que se volvieron las herramientas tecnológicas en la nueva era, volviéndose un recurso indispensable para todos los sectores de la misma.
 
“Las empresas tuvieron que reinventarse para permanecer en el mercado: dejaron de lado su estructura habitual, repensaron su modelo de negocio y hasta transformaron sus servicios. Sus colaboradores tuvieron que aprender a trabajar de manera remota, punto más que disruptivo, que requirió de una infraestructura tecnológica nueva y un entorno ágil, eficiente y seguro para mantener la rutina de la organización”, explica Jack Haime, Vicepresidente Global de Ventas de IFX Networks.
 
Durante 2020, las tres áreas de mayor inversión de las empresas fueron la transición de servicio físico a online, la digitalización del back-office y el reemplazo de tecnologías homo-dependientes a tercerizadas o gestionadas. De hecho, según PWC, los directores a nivel global ya están planeando aumentar su inversión digital en más de un 10% durante los próximos 3 años y se estima que los gastos destinados al trabajo remoto serán de $332,9 mil millones en 2021.
 
Ante este escenario, una transformación digital que integre las diferentes necesidades de todas las áreas de la organización se volvió una necesidad ineludible. Para lograrlo, es importante contemplar tres aspectos fundamentales:
 
1- Ciberseguridad. A partir de la pandemia, las formas de trabajo cambiaron. Se dejó atrás las oficinas para dar inicio al trabajo remoto en los hogares. El significativo aumento en el consumo de tecnología generó un incremento en la cantidad de ataques digitales que realizan los ciberdelincuentes para obtener, modificar y eliminar datos sensibles de los usuarios.
 
De hecho, en concepto de McAfee, el año pasado se identificaron cerca de 800.000 ataques en todo el mundo, a través de distintas prácticas maliciosas como los troyanos, los virus, PUPs (programas no deseados) y amenazas potencialmente peligrosas (assumed threat). Esto generó un gran impacto en las empresas, dado que cada terminal de trabajo debía estar segura. Para esto tuvieron que contratar servicios de ciberseguridad y capacitar a sus colaboradores en prácticas seguras.
 
2- Infraestructura cloud. En el año del trabajo remoto, las empresas se dieron cuenta de que la tecnología cloud es su mejor aliada, ya que les permitió almacenar, gestionar y procesar toda la información que tenían dentro de los data center físicos de sus oficinas. Esta herramienta le permite a todos los colaboradores tener acceso a la información donde quiera que estén, facilitando el trabajo remoto.
 
En consecuencia, es importante definir qué tipo de infraestructura de nube es la mejor para cada negocio:
 
Nube pública: los servidores y el almacenamiento son suministrados por un proveedor externo a la compañía, por lo que su principal ventaja es el ahorro de costos: la organización no debe adquirir ningún tipo de hardware ni software, ocuparse de su mantenimiento ni destinar recursos humanos a su configuración.
 
Nube privada: si es que se necesitan recursos informáticos exclusivos para una empresa, lo que permite personalizar el entorno de la nube dependiendo de sus necesidades específicas.
 
Nube híbrida: si se requiere una combinación de la infraestructura del entorno local o de una nube privada con una nube pública. Estas permiten que los datos y las aplicaciones se muevan entre los dos entornos.
 
3- Un aliado estratégico. El mundo se encuentra cada vez más inmerso en las tecnologías, y los departamentos de IT y sus profesionales se convirtieron en una pieza esencial. Sin embargo, un 32% de las compañías no tienen suficientes recursos tecnológicos, por lo que una gran herramienta en este caso son los servicios gestionados.
 
Los proveedores de servicios gestionados (MSP) son aquellas empresas que brindan diversos servicios de tecnología de la información a otras organizaciones. Estos servicios incluyen desde help desk, redes de conectividad y software de productividad, hasta planes de continuidad empresarial y recuperación frente a desastres, infraestructura virtual, seguridad y gestión de nube.
 
El principal beneficio de los MSP es que les permite a las empresas reducir costos a partir de la externalización de operaciones. La organización concentra todas sus operaciones IT en un proveedor altamente capacitado, con experiencia y vasta infraestructura y recursos. De esta manera, no se debe dedicar tiempo, ni colaboradores al mantenimiento ni actualización de hardware ni software y cuenta con un equipo externo a plena disposición ante cualquier eventualidad. Esto ayuda a mejorar la productividad del departamento interno de IT, ya que puede enfocarse en aspectos del negocio y en proyectos más ambiciosos.
 
“Desde IFX Networks, el objetivo es moldear nuestras soluciones de Managed Cloud, Network y Solution para adaptarnos a las necesidades de las empresas de hoy. Por esta razón, somos capaces de brindar soluciones a medida, lo que nos posiciona como el Managed Services Provider número 1 de Latinoamérica. Además, trabajamos bajo el concepto de One-Stop-Shop, el cual facilita la operación de las comunicaciones de nuestros clientes, brindando la posibilidad de tener un único punto de contacto para gestión de contratos de servicios, facturación, atención comercial y soporte técnico”, concluye Haime.

Publicar un comentario

0 Comentarios