About Me

header ads

Publicidad

header ads

La Catedral de Sal de Zipaquirá a 180 metros bajo tierra se llena de brillo, color y espiritualidad con videoproyectores Epson

Imagen: Epson – 2021

La Catedral de la Sal es un templo construido en el interior de las minas de sal, dentro del complejo temático Parque de la Sal en Zipaquirá, en el departamento de Cundinamarca, Colombia. La misma contiene una antigua catedral, construida en 1950 y una segunda edificada en 1991 a 180 metros de profundidad. Ambos espacios se han convertido con los años en un ícono de la arquitectura colombiana, con un valor como patrimonio cultural, religioso y ambiental.
 
Quienes preservan este espacio fueron hallando distintas técnicas de conexión con los espectadores, ya que, si bien es un lugar sagrado, también poseen distintas obras artísticas realizadas en sal, que acompañan la mística del templo y lo transforman en un baluarte de la capital cultural colombiana. En este marco, la empresa que está a cargo de la conservación de la catedral se asoció con Signos Studio, una reconocida productora dedicada a la creación de contenidos y instalación audiovisual con última tecnología, para que desarrolle un video mapping fijo en todo el espacio de la catedral más profunda que sumerge a los visitantes en una experiencia espiritual y brinde esperanza luego de un año difícil. Para esto requerían equipos que tengan máxima luminosidad, versatilidad para colocarlos en el espacio y conectividad que facilite la instalación subterránea.
 
Signos comenzó el proyecto con una investigación exhaustiva del espacio, sus características y condiciones. El resultado arrojaba que se requerían equipos con cualidades para ser instalados al exterior, porque si bien la catedral se encuentra debajo del suelo, la salinidad y humedad del espacio es similar a la intemperie. Luego de evaluar varios equipos de distintas compañías eligieron los videoproyectores Epson Pro L1715S.
 
“El proyecto tenía que hacerse sin afectar la arquitectura del sitio, que de por sí es majestuoso. Pero contábamos con condiciones a tener en cuenta, en principio el ambiente que contiene gran salinidad y humedad, que supimos manejar por nuestra experiencia y conocimiento del lugar. Por otro lado, es muy importante para nosotros la adaptabilidad del equipo debido a que la superficie de la catedral realiza pequeños desplazamientos que atentan con la alineación de la instalación y por eso requerimos equipos fáciles de manejar. Por último, buscamos no colocar ningún tipo de pantalla adicional más que la roca de sal. Entonces la proyección debía hacerse directamente a la roca, con todas las imperfecciones, las deformaciones y profundidades de la misma, además al no ser un material reflectivo. Un punto esencial para seleccionar los equipos fue la potencia e iluminación”, explica José Arcos, Director de Innovación de Signos Studio.
 
Sabiendo que los videoproyectores Epson aseguraban la máxima calidad de imagen a pesar de las características de la superficie donde se iba a proyectar, el equipo creativo de Signos, junto al capellán de la catedral, diseñaron a Lumen Spei (luz de esperanza), un espectáculo que busca llenar de esperanza a los visitantes luego de un contexto hostil. Este show cuenta con dos piezas, una de una duración de 9 minutos llamada Misericordiae Dei, basada en resaltar la misericordia cristiana y la otra Creatus con una duración de 5 minutos basada en el relato de la creación expresada en el Génesis. Ambas obras están trabajadas con obras de arte sacro conocidas a nivel mundial con pequeñas animaciones y acompañadas de música clásica.
 
Con un equipo de 9 personas de Signos Studio y la colaboración de una empresa minera que contribuyó con el tratamiento de las paredes para la instalación de los equipos, se colocaron 4 videoproyectores Epson Pro L1715S de 15 mil lúmenes a 6, 7 y 8 metros de altura, con bases ancladas en la roca de sal. La pantalla que se genera es de 17 metros de alto teniendo en cuenta los socavones del suelo y un ancho total de 56 metros. Las distintas profundidades de la estructura, considerando el tamaño de la cruz central, generó la necesidad de dos planos diferentes con variaciones en las distancias entre los equipos y la pared proyectada para lograr la intensidad e imagen deseada.
 
"Los atributos que queremos resaltar de los equipos son: la tecnología 3LCD de Epson, ya que para nosotros era clave ver el color real, sobre todo porque se necesitaba resaltar mucho en las obras de arte y creemos que es un diferencial de la marca; la conectividad que tiene la posibilidad de HD baseT, tecnología superior al HDMI que nos permite tener control de todo con un simple cable de red. Y definitivamente el hecho de que el proyector es láser lo que significa la posibilidad de poner el equipo en cualquier posición (vertical y horizontal), junto  con  el atributo de ser compatible con distintos lentes para colocar el indicado según la profundidad del espacio", afirma Arcos.
 
A los desafíos mencionados corresponde agregar que toda la puesta sucedió en medio de la pandemia que atraviesa el mundo, por lo que en todo el proceso se siguieron los protocolos pertinentes para que nadie corra riesgos.
 
"Es muy gratificante que, luego de haber cumplido muchos retos en el camino, el proyecto cumpla con su nombre, realmente es una luz de esperanza y toda la gente que veo salir del espectáculo me transmite esa sensación”, finaliza Arcos. 

Publicar un comentario

0 Comentarios