Ad

header ads

Publicidad

header ads

Tres aspectos a considerar al utilizar pantallas 3D en el quirófano

Imagen: Barco  -2021

Antes de integrar imágenes 3D en una sala de operaciones, es importante conocer todos los detalles correspondientes, los avances tecnológicos, la creciente demanda por hospitales con equipo moderno y la posibilidad de soluciones que ofrecen su integración, ya que brinda mayor precisión con imágenes 3D. El experto de Barco, Francisco Fandiño, Director de ventas Latin America, explica cómo funciona esta tecnología:
 
“El ojo humano tiene la capacidad de percibir únicamente imágenes en 2D, por ello para crear un efecto de profundidad, es necesario hacer una ilusión óptica con la combinación de dos imágenes 2D, una para cada ojo, ya que el cerebro los combina, se obtiene la impresión de ver una imagen con profundidad. Con esta tecnología se puede ofrecer al paciente una cirugía mínimamente invasiva que dé como resultado un menor impacto físico. Para ello es importante que las imágenes que se utilizan en 3D sean fiables, con una latencia cercana a cero y sin artefactos; a su vez ambos ojos deben estar calibrados para que se reduzca cualquier molestia visual que pudiera afectar al momento de realizar una operación.” Comentó Francisco Fandiño, Director de Ventas Latin America en Barco
 
Al respecto, el especialista enlista los tres puntos clave que se deben de tomar en cuenta en el uso de las imágenes 3D para salas de quirófanos:
 
1. Ángulo de Visión: Se refiere al espacio de visión que se muestra en una pantalla, tanto horizontal como vertical, la unión de las imágenes para ambos ojos se puede ver en la pantalla a través del uso de gafas para 3D.
 
2. Diafonía: Se trata del aislamiento incompleto de los canales izquierdo y derecho, y cómo estos pueden provocar un efecto fantasma uno sobre otro; se ve representado a través de una indicación porcentual que debe establecerse por debajo del 7% que sirve para mantener la incomodidad visual al mínimo.
 
3. Flexibilidad: Si bien es cierto que no todos los procedimientos necesitan de la tecnología 3D, la transición de lo convencional a los nuevos recursos puede ser paulatina, sin embargo, tener a la mano esta tecnología permite mejorar la visión de los estudios que se han realizado y se realizarán. Los estudios puestos en un sistema OR sobre IP flexible admite imágenes en 3D y pueden procesar varios estándares 3D, además múltiples interfaces y traducir un video de origen automáticamente a 2D y 3D.
 
Adoptar estas nuevas medidas en las salas de operaciones serán necesarias para incursionar en las tendencias de la transmisión digital en 3D, a través de su diseño centrado en la capacidad del médico, es posible garantizar al paciente mayor comodidad y resultados certeros al momento de realizar operaciones en tres dimensiones
 
“El compromiso de un hospital con las imágenes de diagnóstico promueve una atención médica excepcional que beneficia tanto a los pacientes como a los médicos especialistas. La calidad de la imagen y el cumplimiento son fundamentales para lograr un diagnóstico confiable y en última instancia, un éxito” señaló el experto. Por ello es necesario tener una infraestructura tecnológica que sea capaz de identificar los detalles más sutiles para ayudar en la detección precisa en etapas tempranas.
 
Un aspecto importante que como radiólogos y pacientes debemos saber es que, en las imágenes digitales de los senos, la calidad de la pantalla médica tiene un efecto directo en el resultado del estudio. La luminosidad de la pantalla y la resolución definida en megapíxeles son los factores más influyentes en la interpretación diagnóstica, comentó el especialista. Y asegura que hay mucho espacio para monitores de 1, 2 o 3 megapíxeles en el sistema de imágenes de mama, “pero cuando se trata del acto de detectar y diagnosticar exámenes de los senos, el estándar es un mínimo de 5 megapíxeles.”
 
Según un estudio realizado por Barco acerca de la importancia de la calidad de imagen, 200 radiólogos en América y Europa comentaron sus interpretaciones, de los cuales el 91% cree que la calidad de imagen es el aspecto de visualización más importante y de mayor impacto en la lectura de mamografías, mientras que el 70% considera que la ergonomía de la imagen es fundamental para brindar un diagnóstico preciso.
 
Entre los desafíos más importantes en torno a la lucha contra el cáncer de mama, está la disminución de falsos negativos y generar un diagnóstico preciso, por tal motivo es fundamental que como médicos y pacientes tomemos conciencia de exigir monitores de calidad para el estudio, ya que el 70% de los errores de diagnóstico en interpretaciones radiológicas, son de naturaleza perceptiva, es decir, el radiólogo no "ve" la anomalía en el examen por imágenes.
 
La lucha contra el cáncer de mamá es tarea de todos, por ello, en el marco del mes rosa, resulta necesario que se identifiquen las formas de mitigar los daños que causan esta enfermedad, si bien la autoexploración es el primer paso para detectarlo, contar con monitores de calidad en el sector salud es pieza clave para generar diagnósticos precisos y confiables.

Publicar un comentario

0 Comentarios