Ad

header ads

Publicidad

header ads

¿Por qué las compañías aún no se han convertido en una empresa de tecnología?

Imagen: Lumen – 2021

Hace poco, una empresa de seguridad para el hogar ideó una forma inteligente de recaudar dinero para una organización sin fines de lucro que apoya el acceso a la vivienda, a un precio accesible. Presentaron un suéter navideño muy feo, conectado para hacer sonar una alarma si alguien se acercaba a menos de dos metros de la persona que estaba usando el suéter. El stock del “Suéter del distanciamiento social” se agotó casi inmediatamente.
 
La tecnología se ha vuelto universal. Hasta las empresas de las denominadas industrias tradicionales, como alimentación, calzado y entretenimiento, están intentando lo más rápido posible evolucionar hacia empresas digitales. “Lumen como compañía diseñada para ayudar a las empresas a gerenciar datos y a tener éxito en la 4ta Revolución Industrial, estamos muy atentos a aquello que las empresas necesitan hacer para convertirse en verdaderas compañías de tecnología”, afirma Paul Savill, vicepresidente senior de productos y servicios corporativos para a Lumen.
 
¿Cómo pueden las empresas usar la tecnología a su favor?
 
Aproveche las oportunidades antes de que otro lo haga: las empresas de tecnología exitosas saben cómo identificar desafíos y convertirlos en oportunidades, especialmente cuando esto les permite definir un mercado que aún no está maduro. Piense en el desafío continuo al que se enfrentan las empresas con arquitecturas centrales tradicionales. Colocan sus datos y aplicaciones en lugares centralizados como la Nube. Luego tienen que transportarlos a una fuerza de trabajo distribuida y a un ejército de dispositivos inteligentes que conforman la Internet de las Cosas.
Si bien vivimos en un tiempo donde todo parece moverse más rápidamente día a día, la latencia siempre supera a la velocidad. No es posible ganarle a la distancia.
 
Para responder a estas demandas, Lumen introdujo una familia de soluciones de edge computing que provee una nueva arquitectura central para conectarse con las oficinas del cliente. Reduce la distancia del recorrido de los datos y disminuye significativamente la latencia. Y al confiar en procesos de producción ágiles, se puede ofrecer rápidamente nuevas soluciones y mejoras de borde (edge) basadas en los datos y en las contribuciones del cliente, lo que nos permite mantenernos a la vanguardia en un mercado emergente. Las empresas de tecnología exitosas logran incorporar adaptabilidad y flexibilidad en todo lo que hacen.
 
Confiar en los instintos: cuando se trata de nuevas ideas, normalmente las empresas tantean el terreno. Sin embargo, cuando adoptan iniciativas orientadas a futuro, diseñadas para asegurar el crecimiento futuro, existe una tendencia a aferrarse al pensamiento de legado como una solución a prueba de fallas. En su lugar, deberían centrarse en los cambios fundamentales que necesitan realizar en su forma de operar.
 
A nivel superficial, parece una forma prudente de hacer negocios. Lamentablemente, este abordaje ignora el hecho de que posiblemente no valga la pena mantener las «viejas formas» de trabajo. Solo adoptando nuevas maneras de hacer las cosas, una empresa se volverá lo suficientemente ágil y receptiva como para convertir ideas originales en resultados tangibles.
 
 
 
Focalizarse en cómo se venderán las “Cosas”: las empresas cambian de producto todo el tiempo. Las empresas de tecnología necesitan crear ecosistemas que faciliten a los clientes el consumo de sus productos a medida que evolucionan, en tiempo real. Estos ecosistemas de autoservicio pueden literalmente redefinir un modelo de negocios existente.
 
Un ecosistema basado en suscripción puede llevar a nuevos desafíos cuando se trata de establecer relaciones de negocios duraderas. Realizan ajustes en tiempo real para satisfacer las necesidades cambiantes de capacidad y conectividad. De modo que orientamos nuestras soluciones directamente en torno a la experiencia del cliente. En Lumen, nuestro modelo de éxito del cliente ofrece una forma de lograr este objetivo. Asegura un compromiso continuo y alianzas comerciales resilientes. Los equipos de Customer Success escuchan y aprenden de sus clientes, y al combinar el conocimiento con las herramientas digitales adecuadas pueden optimizar las soluciones existentes que evolucionan conforme cambian las necesidades del cliente.
 
“Si bien estoy seguro de que los horribles suéteres navideños (de alta tecnología o no) llegaron para quedarse, otras tradiciones están listas para el cambio. Ayudar a que las empresas de tecnología incipiente dejen atrás el “ayer” para ofrecerles cosas increíbles mañana, es algo maravilloso,” concluye Savill.

Publicar un comentario

0 Comentarios