Ad

header ads

Publicidad

header ads


De las aulas físicas a las aulas virtuales

Imagen: VMware – 2021

Compartimos en Tecnogus el artículo escrito por: Juan Santiago Guzmán, country manager para la Región Andina, VMware. Esta es la transcripción completa:
 
Las instituciones educativas a nivel mundial son un vivo reflejo de un año retador en materia tecnológica y social debido al COVID-19. Pese a que algunas ya venían dando pasos en materia de transformación digital - con módulos virtuales, foros participativos, sitios de colaboración, laboratorios de capacitación a distancia, e incluso, a través de redes sociales-, el acelerador de la revolución educativa fue el drástico cambio de pasar de la presencialidad a la virtualidad de forma total, debido a las restricciones de aislamiento preventivo.
 
Instituciones de educación básica, media y profesional se vieron obligadas a reformular sus prácticas y procesos; entendieron que era necesaria una transformación educativa más allá de los métodos de estudio y proyectos educativos institucionales (PEI, por sus siglas), y muchas de ellas se embarcaron en planes y políticas de transformación digital que les permitieran mantener su calidad educativa y continuidad en el aprendizaje, mientras se apoyaban en tecnologías innovadoras, optimizando recursos técnicos y, finalmente, ajustando sus planes de inversión de TI a la realidad.
 
Un claro ejemplo de transformación educativa lo constituye el Proyecto de conectividad rural del Gobierno Nacional el cual busca llevar internet de banda ancha a un total de 14.745 escuelas y colegios de las zonas más alejadas del país con una inversión de $2,1 billones entre 2021 y 2022[1].
 
En este sentido, la firma consultora IDC prevé que, en materia de inversión, para finales de 2021, 75% de las grandes empresas de América Latina habrá invertido en mecanismos centrados en la nube. Y el cambio hacia la economía digital en la región generará un gasto en TI de 460 mil millones de dólares entre 2020 y 2023, 35% de ese gasto se enfocará en soluciones cloud[2]. Lo que lleva a pensar que el camino más acertado -no solo en momentos de pandemia, sino post- pandemia- es invertir en una infraestructura de TI robusta, eficiente y rápida, que les permita a las organizaciones acelerar su jornada de transformación digital poniendo a disposición todos los recursos y conectada a través de la nube.
 
Revolución educativa al alcance de los profesionales
 
Otras iniciativas privadas también empiezan a recoger frutos de esa ardua jornada de transformación digital, como es el caso de UNIMINUTO, que desde hace tres años ha invertido en su transformación digital, al actualizar sus sistemas de información, la infraestructura y las telecomunicaciones. En su estrategia, UNIMINUTO apostó por la plataforma VMware Cloud Foundation™, que le brinda agilidad y disponibilidad, para garantizar la prestación de servicios para los estudiantes, profesores y personal administrativo de la Institución.
 
“Este proceso de transformación no fue a causa de la pandemia, sino que es la ruta de la transformación digital, en donde UNIMINUTO ha venido trabajando desde hace varios años y que permitió que, ante la pandemia mundial y el aislamiento local, pudiéramos mantener la continuidad de operaciones, dado que teníamos las competencias y tecnología acordes a lo que estamos viviendo”, destacó Saúl Antonio Reyes A.
 
Por otra parte, Luis Alejandro Rojas, Jefe de Habilitación Tecnológica de la Universidad de Los Andes también destaca cómo la institución ha mantenido sus operaciones durante la pandemia. “Desde el ambiente administrativo, ayudamos a los alumnos con programas de financiación y flexibilización, entre otras fuentes. Desde el punto de vista operativo, habilitamos las Aulas Virtuales para que nuestros estudiantes y maestros pudieran continuar con la programación. Son escenarios seguros, de colaboración y donde la universidad sigue promoviendo la transferencia de conocimientos”. VMware es la solución en la que veníamos trabajando desde hace varios años, por lo cual, lo que hicimos fue ampliar la cobertura y poder llevar la solución a toda la comunidad académica en todos los rincones del país donde estén nuestros estudiantes”.
 
Sin duda, la revolución educativa digital continuará ofreciendo oportunidades y retándonos a buscar nuevas alternativas que nos permitan tener educación de calidad apoyada en tecnologías innovadoras y al alcance todos.

Publicar un comentario

0 Comentarios