About Me

header ads

El Ministerio de Comercio, iNNpulsa y la Cámara de Comercio de San Andrés, Providencia y Santa Catalina se unen para reactivar la economía del archipiélago

Imagen: iNNpulsa – 2021

Como consecuencia del paso del Huracán Iota por el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la infraestructura de cientos de establecimientos de comercio se vio afectada por los fuertes vientos, quedando inhabilitados para operar. Por ello, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinComercio), iNNpulsa Colombia y la Cámara de Comercio de San Andrés, Providencia y Santa Catalina firmaron un convenio enfocado en la recuperación de los mismos y, por consiguiente, en la reactivación económica del territorio.
 
Luego de la fase de identificación, caracterización y diagnóstico, se logró identificar un total de 194 negocios con diferentes niveles de afectación, de los cuales, en una primera fase serán atendidos 26, priorizando aquellos considerados como fundamentales para el aprovisionamiento de la comunidad, tales como: expendio de víveres y abarrotes, medicamentos, productos famaceuticos, materiales de construcción, repuestos, preparación y expendio de comidas rápidas en establecimientos diferentes a restaurantes y venta de prendas vestir y calzado.
 
Como parte de este plan de reactivación, MinComercio, iNNpulsa Colombia y la Cámara de Comercio de la isla, están realizando el acompañamiento técnico para la intervención de las unidades de negocio identificadas.
 
“En este acercamiento a la región, hemos encontrado que el espíritu emprendedor de los habitantes del archipiélago es inquebrantable y, con nuestro compromiso y apoyo, la recuperación y reactivación de sus negocios será una realidad. Ya estamos dando los primeros pasos que nos permitirán, en conjunto con la Cámara de Comercio y la comunidad, poner de nuevo en funcionamiento estos negocios, así como su fortalecimiento”, afirma Ignacio Gaitán, presidente de iNNpulsa Colombia.
 
A la fecha, se está trabajando con 26 establecimientos con los cuales se ha hecho la socialización del plan de trabajo y el alcance de intervención, la mayoría de los mismos ya cuentan con un acompañamiento psicosocial, sensibilización frente a la importancia del autocuidado y la implementación de protocolos de bioseguridad para la contención del COVID-19, la entrega de kits de bioseguridad, levantamiento de diagnóstico técnico para conocer las necesidades productivas y comerciales de la unidad de negocio y  avances en la construcción de un plan  de fortalecimiento empresarial en el marco del cual se identifica la capitalización y acompañamiento técnico y psicosocial requeridos para la reactivación, fortalecimiento y/o puesta en marcha de la unidad.

Publicar un comentario

0 Comentarios