Ad

header ads

Publicidad

header ads

Adaptarse o desaparecer: ¿Cómo pueden adaptarse las empresas a un mundo que está en constante cambio?

Imagen: Brother International – 2021

El cambio es algo constante en todos los aspectos de la vida y el mundo de los negocios no está exento de esta realidad. Hoy en día, luego de un año sui géneris, las empresas enfrentan varios retos para no perder vigencia en el mercado. La adaptabilidad es quizá uno de los desafíos más significativos para los negocios. La capacidad de asumir los cambios se ha convertido en la principal fortaleza que debería desarrollar una empresa.
 
En el panorama empresarial actual, no sobrevive el más fuerte, sino quien mejor se adapta a las condiciones. Muchas veces se suele asociar la adaptabilidad con la inversión en tecnología, pero este concepto implica un cambio mucho más radical. Una empresa es adaptativa cuando transforma toda su cultura empresarial, mejora sus procesos internos y desarrolla equipos eficaces de trabajo.  
 
La adaptabilidad es un factor que las pequeñas y medianas empresas ya tenían en su agenda a inicios de 2020. El 50% de las pymes de la región tenían planeado invertir en capacitar a su personal y un 31% en adquirir nuevas tecnologías para mejorar su desempeño y así obtener un mejor retorno, según detalla la sexta edición de la encuesta Visión Pymes realizada por Brother International Corporation.
 
A continuación, compartimos tres consejos de expertos sobre cómo los líderes empresariales pueden enfocar sus esfuerzos en mejorar las capacidades de adaptabilidad para enfrentar el entorno cambiante de los negocios.
 
Transformar la cultura organizacional: La adaptabilidad de las empresas no es algo que surge de forma esporádica, sino que es la consecuencia de una renovación planificada en la forma de hacer negocios. De acuerdo con Alejandro Carbonell*, CEO y cofundador de Tutorez, una plataforma de educación en línea con sede en Panamá, si no hay una identidad empresarial, será difícil garantizar la fidelidad y compromiso del equipo. “Si un negocio quiere ser versátil, los valores, la misión y la visión deben reflejar ese aspecto y fomentar la proactividad de los colaboradores”, explica Carbonell.
Apostar por las nuevas generaciones: El dinamismo de una empresa depende, en gran medida, de sus colaboradores. Muchas empresas tienden a estancarse porque no consideran importante el cambio generacional. Aunque la experiencia es un factor importante al momento de contratar talento, la nueva generación de jóvenes profesionales aporta con aptitudes que pueden resultar valiosas, como la creatividad, el conocimiento tecnológico y la agilidad, según detalla Rodrigo Urrego*, cofundador de MedicApp, la primera aplicación en Colombia que aprovecha el modelo de economía colaborativa en el sector de la salud. “Si una empresa abre sus puertas al talento joven, se preocupa por capacitarlo y genera un ambiente laboral donde se reconozca su importancia, seguramente logrará tener colaboradores motivados y comprometidos, porque se generará una experiencia positiva y un sentido de pertenencia”, agrega Urrego.
Mejorar la experiencia del cliente: La nueva realidad de los negocios apunta al fortalecimiento de la entrega de servicios y productos al cliente. Una empresa no debe reaccionar solo a las nuevas necesidades del consumidor, sino que debe anticiparse a ellas. Para Astrid Encarnación*, fundadora de Ases Services, una firma de servicios dedicada a la organización y desarrollo estratégico de empresas y profesionales, con asiento en República Dominicana, el éxito de las organizaciones reside en conocer bien a su clientela e innovar constantemente. “Ya no hablamos de vender un producto o servicio, sino de entregar una experiencia. Ese es el principal aspecto que distingue a las empresas que destacan: se preocupan por hacer negocios de una forma diferente”, señala la empresaria dominicana.
 
Los tiempos cambian y las expectativas sobre los negocios también. Hoy en día se espera que las organizaciones tengan un impacto positivo en la sociedad y eso solo se logra si las empresas están dispuestas a mejorar su capacidad para ajustarse a las diferentes circunstancias. Sin duda, la adaptabilidad se convertirá en la destreza más demandada en el futuro, por lo cual, no hay que esperar y comenzar ya desde ahora.

Publicar un comentario

0 Comentarios