About Me

header ads

La tecnología y el diseño se unen para hacer frente a los plásticos de un solo uso

Imagen: Intel – 2020

En los últimos años el mundo ha sido testigo de una serie de transformaciones que han evidenciado la necesidad de un cambio en las dinámicas y rutinas de los seres humanos y su manera de relacionarse con el planeta. Hábitos como el uso desmedido e irracional de bolsas plásticas desechables, han demostrado ser altamente perjudiciales para el medio ambiente debido a los tiempos de descomposición y las toxinas que este tipo de material libera en los ecosistemas donde reposan. Según cálculos del Foro Económico Mundial, para el 2050, habrá más plástico que peces en el océano si no se genera una acción de concientización y cuidado inmediato en la sociedad, que disminuya el uso de este material y promueva su reciclaje.
 
En Colombia particularmente, una persona gasta al menos 6 bolsas plásticas a la semana, el equivalente a 24 bolsas al mes y 288 al año. Esto quiere decir que si una persona viviera hasta los 77 años gastaría en promedio 22.176 bolsas en toda su vida y estos residuos llegarían a rellenos sanitarios donde tardarán en descomponerse aproximadamente 400 años. Un impacto en el medio ambiente difícil de remediar.
 
Atendiendo esta problemática, Intel, la empresa colombiana Terramarte y el artista urbano Ceroker se unieron en la creación del proyecto denominado +Vida –Plástico, enfocado en el diseño, con base tecnológica, de empaques ecológicos y reutilizables, que busca reducir el consumo de plásticos de un solo uso.
 
“Queremos abordar la problemática del cambio climático haciendo uso de tecnología con sentido humano y sostenible. Por esta razón, una de nuestras metas de responsabilidad social para 2030 es ser líderes globales en sostenibilidad y permitir que nuestros clientes y aliados reduzcan su impacto ambiental a través de nuestras acciones y tecnología. En esta oportunidad nos hemos unido con Terramarte y Ceroker, para aportar en la reducción de la huella de carbono y el consumo de plásticos de un solo uso en nuestro país”, afirmó Juan Garcés, Director General de Intel Colombia.
 
Terramarte tiene 12 años en Colombia, y es una de las 64 empresas con certificación del Sistema B en el país. Esta organización fomenta el uso masivo de bolsas reutilizables y acompaña a los establecimientos de comercio que entregan bolsas plásticas desechables a sus clientes, siendo parte del problema, para convertirlos en parte de la solución a través del uso y la comercialización de eco-bolsas biodegradables y reutilizables – confeccionadas principalmente por mujeres colombianas cabeza de familia – que son a su vez funcionales y accesibles para todos los ciudadanos.
 
“Usar bolsas reutilizables es una acción simple que está al alcance de todos los colombianos. Es un primer paso para despertar la conciencia social e iniciar la aplicación de otras micro acciones que, sumadas, ayuden a construir mayor sostenibilidad en el país.” Afirmó Alejandro Gómez, Gerente de Mercadeo de Terramarte.
 
El siguiente paso: tecnología, diseño e inclusión
 
Seguros de que la unión de fuerzas puede provocar un impacto aún más grande en la conciencia ambiental de los colombianos, Intel puso a disposición del artista urbano Ceroker un computador HP Convertible Spectre x360 equipado con un procesador Intel® Core™ i7 de 10ª Generación para diseñar, a través de su universo del graffiti art, trazos y colores bajo el concepto +Vida -Plástico, que fue plasmado en el diseño de una línea exclusiva de bolsas de lona hechas 100 % de algodón biodegradable.
 
Ceroker es un ilustrador y artista urbano colombiano que empezó a pintar en las calles de Bogotá hace más de 16 años. Con su trayectoria ha llegado a trabajar para marcas de escala global e incluso ha representado a Colombia en varios festivales internacionales de arte urbano.
 
“Sé que mis diseños van mucho más allá de una presentación gráfica y la mezcla de colores que se plasman en una imagen. A través de mis ilustraciones puedo transmitir y sensibilizar a las personas frente a un compromiso tan relevante como el que tenemos con el medio ambiente. El diseño de estas eco bolsas es la oportunidad perfecta para que los usuarios puedan adquirir un producto único, lleno de significado y comiencen a generar una transformación consciente respecto al rol que juegan en el cuidado de nuestro planeta.” comenta Ceroker.
 
Con el diseño de Ceroker culminado, la confección de la primera línea de 200 bolsas ecológicas integró al proyecto decenas de manos e historias como la de Esperanza Zabala, una mujer de 60 años, una mujer que durante los últimos cinco años ha confeccionado los productos de Terramarte pudiendo trabajar desde la seguridad de su hogar a lo largo de la pandemia. Tener un sustento o un ingreso y mantenerse activa le ha permitido sacar adelante a su familia y pagar la carrera universitaria de su hija. Como Esperanza, 5 mujeres más en condición de vulnerabilidad, o que cuidan a alguien bajo esta condición, materializaron este proyecto.
 
El proyecto +Vida -Plásticos es un eslabón en la carrera ecológica de Terramarte que en su trayectoria hasta el día de hoy ya ha logrado disminuir un consumo promedio de 200 millones de bolsas plásticas de un solo uso en Colombia.

Publicar un comentario

0 Comentarios