About Me

header ads

La innovación como impulsor de la eficiencia en los edificios

Imagen: Schneider Electric – 2020

Los edificios suelen administrar diversos sistemas automatizados y de control al mismo tiempo, en ocasiones estos sistemas no se encuentran integrados lo que puede provocar una gestión ineficiente de los recursos y excedentes en los gastos operativos. Estos son algunos de los inconvenientes que pueden llegar a afectar los ciclos de vida de los edificios. Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial o el Internet de las Cosas se puede mejorar considerablemente estos procesos.
 
Con la recopilación de la información de los dispositivos vinculados a los edificios y un correcto análisis de los datos se puede implementar mejoras que permitan alcanzar eficiencias energéticas de hasta en un 30%. Por ejemplo, si se mantiene la humedad relativa en al menos un 40% dentro de estos espacios, esto ayudaría a mejorar la calidad del aire, generando bienestar de los usuarios, y reduciendo inconformidades hacia los sistemas de ventilación.
 
Mayor eficiencia energética
 
No se debe olvidar el tema del consumo energético. El suministro de electricidad cobra una relevancia muy importante en estos momentos, ya que es el sistema por el que se descargan todos estos servicios, además de ser el que alimenta los dispositivos conectados para recopilar la información. La electricidad es quien garantiza la comunicación oportuna y respalda toda la digitalización que se realiza.
 
En cada espacio de los edificios hay muchos dispositivos conectados, si estos no se gestionan de manera eficiente, no se podrá encontrar el problema del crecimiento del consumo de energía. Hay que tener en cuenta que actualmente las empresas apuestan por tener sistemas, procesos y activos que sean mucho más sostenibles y deben aprovechar las oportunidades que se les presenten para poder seguir en ese rumbo. Vale recordar que en la COP25 se acordó que para el 2030 se pueda reducir en un 20% las emisiones de CO2 y esta debe ser también la meta de los propietarios de las construcciones y de todos como ciudadanos.
 
“Hoy la electricidad representa el 20% del consumo mundial de la energía y en los próximos 20 años se espera que incremente en un 60% por ello, es importante invertir en mejoras para el consumo de la electricidad. Soluciones enfocadas en el ahorro de energía permitirá a los edificios mejorar su eficiencia hasta en un 50% en procesos de modernización y renovaciones”, refiere Lisseth Vera, Manager de la unidad Digital Energy en Schneider Electric. Además, agrega que, se apunta a ver el crecimiento de las energías limpias o renovables, pasando de un 6% a un 40% en los próximos 20 años.
 
Dispositivos y espacios conectados entre sí
 
Sabemos que nos encontramos en una sociedad que depende de la tecnología digital en su vida cotidiana y todo esto está relacionado a la electricidad, son dos sistemas que deben estar conectados y que se complementan. Hoy en día, lo que se espera es poder contar con edificios eléctricos y digitales. Si proyectamos el futuro de las construcciones, vamos a encontrar que se mezclarán sus diferentes usos en uno solo.
 
Ahora todo está segmentado, por un lado, un edificio que es centro comercial, otro que es de oficinas, otro como departamentos, y así sucesivamente, pero en un futuro veremos todo integrado, es decir ciudades inteligentes o ecosistemas conectados. Por ejemplo, en el edificio donde se viva, además de departamentos se cuente con espacios que sirvan como oficinas de trabajo o que también se cuente con un pequeño centro comercial con gimnasio incluido. Es decir, las personas ya no tendrán que movilizarse tanto porque encontrarán todo en un solo lugar y dentro del espacio donde vive.
 
En esa misma línea, para maximizar la eficiencia energética y operacional de estas edificaciones, optimizar el confort, la productividad de sus ocupantes y para incrementar el valor de estos edificios que pasan de ser uno convencional a un edificio del futuro y sostenible. Para esto, contentamos con plataformas tecnológicas como EcoStruxure Building de Schneider Electric, que tiene componentes tanto de productos conectados, Edge control, aplicaciones, análisis y servicios que permiten la gestión completa de una edificación, integrando nativamente no solo productos de su amplio portafolio, sino que también permiten la integración a nivel de sistemas con sus otras plataformas.
 
Este ecosistema también incorpora un sistema adicional de Analítica y Servicios, a fin de predecir el comportamiento de los componentes de los principales subsistemas de una edificación y anticiparse a una eventual falla o para ajustar configuraciones que permitan alcanzar la máxima optimización en el menor tiempo posible.
 
La combinación de todo este trabajo permitirá una mejor eficiencia en la ingeniería de los edificios que será duradera a lo largo del tiempo y de esta forma, se podrá garantizar la productividad y comodidad de los ocupantes, usuarios y clientes. No hay que olvidar que la distribución de energía está experimentando un cambio general en los últimos años, por lo que se busca mejorar las operaciones cotidianas y hacer un seguimiento al uso de la energía y a su potencial ahorro. La eficiencia, la optimización, la digitalización y la automatización se unen y se complementan para que los edificios lleguen a un nuevo nivel en sus planes a corto, mediano y largo plazo.

Publicar un comentario

0 Comentarios