About Me

header ads

La tecnología BIM pone la Cuarta Revolución Industrial al servicio de la construcción y la arquitectura

Imagen: Simens – 2020

El “Conversatorio Evolución BIM, construcción inteligente” de Areandina reunió a expertos en el sector de la construcción para qué dialogarán sobre cómo el Modelado de Información de Construcción (BIM por sus siglas en inglés) está cambiando radicalmente las prácticas de la construcción en el país. Estas son algunas ideas claves que se discutieron en el evento el pasado 15 de octubre a las cinco de la tarde para el lanzamiento del diplomado Desarrollo y coordinación BIM de la institución.
 
¿Qué es BIM?
 
BIM es una metodología de trabajo diseñada para centralizar, coordinar y gestionar la información de todos los actores que hacen parte de un proyecto de construcción y que contempla todas las etapas de edificios, desde el modelado hasta su edificación, con especial atención en generar canales de comunicación y estrategias digitales entre los equipos y sus clientes.
 
Mauricio Rojas, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA), aclara que si bien se trata de un modelo la representación digital, no es sencillamente una maqueta digital.  “Es una forma de articular todos los procesos de construcción en un solo lugar. Es el modelo de un edificio cargado de información que permite a los diferentes actores del proceso de construcción trabajar de manera simultánea”, aseguró.
 
Para Natalia Lozano, profesora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Javeriana, el cambio que trae al sector es prácticamente un cambio de paradigma. “BIM es una invitación a dejar de lado la vieja concepción que teníamos de la construcción y los pasos que llevan a ella hacia la concepción de un proyecto constructivo integral que apunta a un mejor producto”, explicó.
 
Los nuevos horizontes de la construcción
 
El modelado de proyectos en BIM es capaz de replicar los equivalentes virtuales de las partes y piezas de construcción reales con gran nivel de detalle. En consecuencia, BIM puede simular digitalmente el comportamiento y desarrollo del proyecto con tal exactitud que quienes trabajan en el proyecto pueden anticiparse a problemas de construcción que antes de la llegada de esta tecnología solo se podían solucionar una vez empezaba el trabajo en el terreno.
 
Al utilizar BIM, gracias a la inteligencia artificial y el análisis de datos, es posible prever el comportamiento real del edificio en cada una de las dimensiones que lo componen. Es decir, simulaciones de las instalaciones mecánicas, eléctricas, hidráulicas y de todo tipo.
 
Además, al facilitar la coordinación y colaboración entre los diferentes equipos asociados a un proyecto, el acceso y transparencia de la herramienta permite que toda la cadena productiva cuente con datos confiables de manera inmediata y actualizados en tiempo real.
 
 
 
Actualmente, BIM supone un paso adelante del diseño tradicional basado en los planos 3D. Incorpora información geométrica (3D), de tiempos (4D), de costes (5D), ambiental (6D) y de mantenimiento (7D). Por eso, más allá de las fases de diseño, un modelo BIM incluye la ejecución del proyecto y abarca el ciclo de vida del edificio.
 
De esta manera, es posible tomar decisiones y ejecutar el proyecto de tal manera que la construcción no solo sea más eficiente, sostenible (ambiental y financieramente), segura y de mejor calidad sino que puede ahorrar tiempo y costos tanto del proyecto como años después de acabada la construcción.
 
Un cambio que llega para quedarse
 
Actualmente, BIM tiene gran penetración en los mercados europeos y norteamericanos y en los últimos años ha ido ganando terreno en países de Latinoamérica al punto de ser el próximo estándar de la industria. Al respecto, Gabriel Díaz, fundador y presidente del Grupo Empresarial Oikos, comentó:“El cambio es muy grande y su aporte va a ser enorme. La capacidad de controlar el proyecto nos va a permitir hacer cosas que antes era muy difícil de lograr con las formas tradicionales de trabajar”.
 
Ximena Rico, gerente de desarrollo de negocios de Autodesk recalcó que para que la metodología BIM se convierta en un motor de cambio y transformación positivo para las diferentes regiones del país, tanto el Gobierno nacional como las empresas (grandes, pequeñas y medianas del país) junto a las instituciones de educación deben articularse y participar de manera activa. “Las Pymes, las grandes empresas, el sector académico y el gobierno tienen que trabajar en conjunto”, dijo. La posición es compartida por Rojas, que recordó la importancia de la consolidación de liderazgos colectivos y solidarios en la industria para que así sea.
 
Todo cambio tecnológico que llega a una industria requiere un cambio en la cultura de los profesionales que trabajan en ella. La situación no es diferente con BIM y por eso las instituciones de educación superior, como espacios de formación profesional, juegan un papel de gran importancia. Al respecto, Rico añadió: “Para que la industria avance, tiene que haber profesionales capaces de adaptarse a las nuevas formas de trabajar”. De hecho, celebró que Areandina lanzará el diplomado Desarrollo y coordinación BIM como un paso importante.
 
A medida que el tiempo pase y más proyectos en el mundo empiecen a sacarle provecho a las diferentes ventajas que tiene el modelo BIM, conocer y manejar la tecnología será de vital importancia para cualquier profesional de la arquitectura, ingeniería y construcción en Colombia.

Publicar un comentario

0 Comentarios