About Me

header ads

El 91% de los inversionistas afirman que los factores sociales, ambientales y de gobierno desempeñan un papel fundamental en la toma de decisiones de inversión

Imagen: Marketing China – 2020 

Según la quinta edición de la encuesta de EY: función de Servicios de Sustentabilidad y Cambio Climático (CCaSS) realizada a 298 inversionistas institucionales de diversas partes del mundo, el 98% de los encuestados evalúa el desempeño no financiero de las empresas con base en sus revelaciones corporativas. De hecho, el 91% afirmaron que los factores sociales, ambientales y de gobierno (ESG por sus siglas en inglés) desempeñan un papel fundamental en la toma de decisiones de inversión, siempre y cuando estén bien sustentados.
 
Así mismo, el 72% de estos inversionistas afirmó que incluso lleva a cabo evaluaciones metódicas y estructuradas en esta área, cifra que representa un incremento con respecto al 32% de los encuestados que, en la cuarta edición de la encuesta realizada en 2018, afirmó que aplicaba un enfoque estructurado para realizar dicha evaluación. 
 
Cada vez son más los inversionistas que exigen una buena rendición de cuentas por parte de las empresas, en dónde los factores ESG representan un principio esencial en su toma de decisiones. Los encuestados afirman que, en los últimos 12 meses, el desempeño no financiero ha sido pieza fundamental al momento de definir sus inversiones (91%), ya sea de manera frecuente o solo en ocasiones, y entre este porcentaje, la cantidad de inversionistas que afirman evaluar dicho desempeño de manera frecuente incrementó a 43%, en comparación con el 34% que se registró en 2018.
 
“Ahora no solo es relevante contar con los factores de ESG, en este momento los inversionistas están pidiendo que la información de dichos componentes esté sustentada en estructuras de gobierno, revisiones y controles adecuados. Las empresas que ignoren las expectativas de los inversores podrían ver un aumento en su perfil de riesgo, lo que afectaría la capacidad de acceso al capital”, comentó Felipe Jánica, Socio Líder de EY en Consultoría en Contabilidad Financiera y Sostenibilidad para Latinoamérica.
 
El cambio climático es un tema particularmente importante en el proceso de toma de decisiones sobre inversión, ya que el 73% de los encuestados respondió que dedicará una parte considerable de su tiempo a evaluar las implicaciones de los riesgos físicos del cambio climático al momento revisar la asignación y selección de activos.
 
La encuesta demuestra la falta de correlación entre el enfoque que los inversionistas le están dando a la evaluación del desempeño ESG y la disponibilidad y solidez de información no financiera rigurosa y estandarizada por parte de las empresas, ya que el 34% de los inversionistas afirmó no estar satisfecho con las revelaciones sobre riesgos ambientales realizadas por algunas organizaciones en comparación con el 20% que se registró en 2018. De igual forma, el porcentaje de los encuestados que afirmó que las empresas no estaban revelando debidamente los riesgos sociales y los riegos de gobierno corporativo que podrían afectar sus modelos de negocio incrementó a 41% (en comparación con el 21% de 2018) y a 42% (en comparación con el 16% del 2018) respectivamente.
 
Entre los demás desafíos señalados por los encuestados, se encuentran la falta de información en tiempo real (41%), la falta de información sobre la forma en la que la empresa crea valor a largo plazo (41%), la falta de revelaciones prospectivas (37%) y la falta de enfoque en los asuntos que realmente importan (37%).
 
Así pues, la investigación realizada por EY identificó que los inversionistas están deseosos de contar con una óptica independiente para evaluar el desempeño ESG, de hecho, el 75% de los encuestados afirmaron que considerarían de utilidad poder contar con algún tipo de aseguramiento con respecto a la solidez de la planeación en torno a los riesgos climáticos de las organizaciones. También señalaron que existe la necesidad de generar confianza en las revelaciones sobre las inversiones “ecológicas”, por lo que el 82% afirmó que también sería de gran utilidad contar con algún tipo de aseguramiento independiente con respecto al impacto de tales inversiones.
 
“Por eso, las empresas deberían tratar de establecer fuertes conexiones entre el rendimiento financiero y no financiero, construir un enfoque más sólido para analizar los riesgos y oportunidades del cambio climático, e inculcar disciplina en los procesos de información no financieros y los controles para crear confianza”, Finalizó Jánica.
 
En conclusión, estos hallazgos demuestran que, a los ojos de los inversionistas, hoy más que nunca es importante abordar las amenazas ambientales y el cambio climático. Por eso, para satisfacer las expectativas de los inversores y garantizar que el rendimiento de los ASG desempeñe un papel fundamental en la respuesta a largo plazo, se sugieren tres áreas que las empresas deben considerar:
 
1.            Conectar la información financiera con la no financiera.
2.            Estructurar un acercamiento más robusto a las divulgaciones de riesgos relacionadas con el clima, a medida que el mundo se acerca a un futuro descarbonizado.
3.            Inculcar disciplina en los reportes no financieros, sus procesos y controles, logrando construir confianza en estos.

Publicar un comentario

0 Comentarios