About Me

header ads

A la Luna y más allá: Cómo HoloLens 2 ayuda a construir la nave espacial Orión de la NASA

Imagen: Microsoft – 2020

Cuando los empleados de Lockheed Martin comenzaron a armar los asientos de la tripulación para una nave espacial diseñada para llevar a astronautas a la Luna y allanar el camino para la exploración humana en Marte, no les fue necesario tener las instrucciones impresas o usar la pantalla de una tableta para trabajar. Todo lo que tenían que ver, desde las animaciones de cómo las piezas encajaban unas con otras hasta los bosquejos de ingeniería con los valores de torque para ajustar los pernos, era visible en los dispositivos HoloLens 2 que usaban.
 
Este dispositivo de realidad mixta les dejaba las manos libres para manipular el hardware. Los comandos de voz los guiaban paso por paso, con instrucciones holográficas superpuestas en las partes relevantes de los cuatro asientos que se instalarán en el módulo para la tripulación de la nave espacial Orión, que Lockheed Martin está construyendo para apoyar el programa Artemis de la NASA, que tiene por objetivo transportar humanos a la Luna y más allá.
 
“No les hacía falta consultar la pantalla de una computadora o ilustraciones en papel durante todo el proceso”, indicó Shelley Peterson, la principal investigadora para realidad aumentada y mixta de Lockheed Martin. “Cuando están en el piso de producción, pueden colocarse el dispositivo HoloLens 2, lo encienden, y tiene todo el contenido que necesitan para descubrir cómo hacer esa tarea superpuesta allí mismo, directo sobre la estructura”.
 
Construir una nave espacial requiere de millones de tareas, cada una con cero margen de error, desde conectar cables eléctricos en los puntos correctos hasta lubricar las juntas y ubicar con precisión miles de pequeños dispositivos que miden el rendimiento de la nave bajo presión.
 
Lockheed Martin, el principal contratista encargado de construir Orión, ha empleado HoloLens 2 en una variedad de tareas de ensamblado para la nave espacial que se usará en la misión Artemis II de la NASA, la primera que transporta una tripulación de astronautas a bordo de Orión.
 
Para algunos trabajos que requieren una gran cantidad de mediciones precisas a mano, como marcar la ubicación de cientos de tornillos en los carenados de lanzamiento del adaptador de la nave espacial Orión, los técnicos que utilizan instrucciones holográficas han terminado esas tareas repetitivas un 90 por ciento más rápido. Las gafas de realidad mixta también han eliminado los errores de montaje, señaló Peterson. Lockheed Martin ha registrado cero errores o pedidos de rehacer trabajos en las tareas en las que los trabajadores fueron asistidos por los dispositivos HoloLens, que la compañía implementó por primera vez a fines de 2017, dijo. “El hecho de que no hayamos tenido ningún error en todas estas actividades es fenomenal”, afirmó Peterson, quien supervisa las iniciativas de realidad mixta de la compañía.
 
“Por lo general, cuando consideramos nuevas tecnologías, nos preguntamos si hay una mejora en la calidad, si es más rápida o si es menos costosa, y la mayoría de la gente dice que solo se pueden obtener dos de estos tres porque siempre se sacrifica algo. Lo que hemos descubierto con HoloLens 2 es que podemos lograr los tres, lo cual es bastante especial”, explicó Peterson.
 
En su conferencia Ignite del 22 de septiembre, Microsoft anunció que ha comenzado a expandir la disponibilidad mundial de HoloLens 2, que ahora ya está a la venta en Italia, Holanda, Suiza, España, Austria, Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Bélgica, Portugal, Polonia, Singapur, Hong Kong y Taiwán.
 
“Nos inspira mucho ver lo que la gente hace con HoloLens, y estamos muy emocionados de tener suficientes existencias en todo el mundo para llevarlo a este próximo grupo de regiones”, dijo Alex Kipman, colaborador técnico de Microsoft. La compañía también anunció la versión previa privada de un nuevo servicio de realidad mixta denominado Azure Object Anchors, que permite que los dispositivos HoloLens reconozcan un objeto en el mundo real y mapeen instrucciones o elementos visuales relevantes sobre la superficie del mismo sin ningún conocimiento experto o códigos de barras para alinear esos elementos.
 
Desde que HoloLens 2 estuvo disponible para los consumidores en noviembre de 2019, Microsoft ha visto una demanda continua del dispositivo y de los servicios de realidad mixta de Azure, indicó Kipman, en especial en un momento en que la colaboración remota es esencial para ayudar a limitar la propagación de COVID-19.
 
Microsoft Dynamics 365 Remote Assist, por ejemplo, permite que personas en dos ubicaciones físicas diferentes colaboren y resuelvan problemas en un entorno compartido de realidad mixta. Si un trabajador de primera línea que trabaja en ensamblar una nave espacial, avión o camión encuentra una obstrucción donde se debería instalar la siguiente pieza de hardware, un ingeniero en otra habitación o ciudad puede ver de manera exacta, a través del HoloLens 2 del trabajador, cuál es el problema y ofrecer consejos sobre cómo ajustarlo.
 
Los funcionarios de Lockheed Martin indicaron que la capacidad de colaborar de manera remota con HoloLens 2 ha ayudado a los empleados a mantener la distancia social durante la pandemia. Ayuda a los trabajadores a evitar pasarse papel o tabletas de uno a otro y también permite que la gente resuelva problemas sin tener que subirse a un avión o mirar por encima del hombro de alguien.
 
“Viajar es realmente difícil en este momento, y si podemos evitar un solo viaje para solucionar un problema, HoloLens vale la pena”, dijo Colin Sipe, gerente sénior de Orión and Sistemas Humanos de Aterrizaje de Lockheed Martin.
 
La compañía también comenzó a registrar ahorros significativos de tiempo y de costos cuando los técnicos ya no tenían que interrumpir sus tareas para mirar manuales o escribir en la pantalla de una computadora, lo que puede requerir gatear por espacios reducidos o quitarse el uniforme de sala blanca. Para una tarea crítica como ensamblar el escudo térmico que mantiene a los astronautas a salvo cuando vuelven a entrar en la atmósfera terrestre, las instrucciones escritas son tan complejas que pueden sumar hasta 30 libras (13 kilos) de papel, declaró Sipe.
 
“Por lo general, resulta que alrededor de la mitad de su tiempo se dedica a revisar gráficos, revisar pasos e ingresar datos en la computadora, y solo la mitad de su tiempo se dedica a girar llaves y ensamblar piezas”, agregó. “Con HoloLens, hemos podido reducir la cantidad de tiempo que dedican a tratar o procesar esos datos en aproximadamente un 90 por ciento”.
 
Por ejemplo, como parte de los procesos críticos de verificación, los técnicos a menudo tienen que dejar sus herramientas y regresar a una estación de trabajo que es una computadora e ingresar información sobre el paso que acaban de completar. Con HoloLens 2, pueden usar un simple comando de voz para que la unidad tome una foto o grabe un video, que se puede usar con fines de validación, control de calidad o capacitación, sin tener que interrumpir el flujo de trabajo.
 
A la gente que construye la nave espacial también le gusta usar HoloLens 2, lo que le permite concentrarse en el trabajo que realmente disfruta hacer, indicó Sipe. Algunos incluso han retrasado sus jubilaciones para dedicar más tiempo a trabajar en Orión.
 
“En particular, no les gusta tener que escarbar entre los documentos técnicos para averiguar qué tipo de imprimador poner en una pieza en particular. Les gusta construir cosas y trabajar con sus manos, y con las gafas HoloLens 2 pueden pasar casi todo el día justo en eso”, dijo. “En verdad sienten que trabajan en una nave espacial del futuro”.

Publicar un comentario

0 Comentarios