About Me

header ads

Méderi acelera su transformación digital

Imagen: Méderi - 2020

La crisis global de salud pública cambió la forma de comunicarnos, de aprender, de trabajar. Las medidas tomadas para combatir la propagación masiva de la pandemia transformaron la manera en que las personas interactúan con su entorno. La salud, en el centro de esta coyuntura, enfrentó el doble desafío de dar cobertura a los casos de COVID, al tiempo que continúa con la atención en salud de los demás pacientes.

Méderi es el resultado de la unión de tres reconocidas corporaciones: La Caja de Compensación Compensar, La Orden Hospitalaria San Juan de Dios y la Universidad del Rosario. Es una de las instituciones de salud más grandes del país hoy cuenta con dos sedes integradas ubicadas en Bogotá: el Hospital Universitario Mayor y el Hospital Universitario de Barrios Unidos, con 811 camas, más de 4.000 empleados y aproximadamente 4.390 estudiantes de programas de ciencias de la salud de diferentes instituciones de educación superior que rotan anualmente.

Durante la contingencia, la prioridad de Méderi en su proceso de transformación ha sido continuar con una atención cercana y humana, cuidando que la solidez de la relación entre los pacientes y profesionales de salud no se debilite durante este periodo, sino, por el contrario, que se fortalezca en la cercanía del hogar, y que aquellos tratamientos en curso o nuevas necesidades de salud tengan la cobertura requerida de una forma segura para los pacientes, para sus familias y para el personal médico. Por tal motivo, en los últimos meses Méderi ha impulsado el uso de la tecnología como un gran aliado en el proceso de transformación digital para la adecuada atención en salud.

“Esta pandemia, si bien ha generado ciertos espacios de incertidumbre, también ha creado una oportunidad única y sin precedentes para impulsar la trasformación digital en el sector salud”, afirma Natalia Ortega coordinadora del área de Innovación y transformación digital en salud en la organización.

Adaptación, flexibilidad y trabajo colaborativo para el logro de objetivos

Como sucedió en muchos sectores, la contingencia del COVID-19 aceleró los cambios planeados, y lo que la red hospitalaria Méderi se había trazado como objetivos de largo plazo terminó consolidándose en un par de meses. La meta de incorporar tecnología para mejorar la experiencia y brindar atención oportuna y humanizada se consolidó en un modelo híbrido de atención (virtual y presencial) y complementario a las dos sedes físicas de la organización.

La organización ya tenía claro como los medios tecnológicos ayudan a mejorar la cobertura, el acceso, la continuidad de los servicios de salud y el trabajo multidisciplinar, al tiempo que minimizan las necesidades de desplazamiento y la exposición a factores de riesgo de los pacientes.

Esto, que pareciera un asunto menor, deja de serlo cuando se logra que pacientes que se encuentran en condiciones de fragilidad, con limitaciones de movilidad, o con distancias geográficas considerables puedan acceder a una atención en salud con altos estándares de calidad.

El enfoque de la organización llevó a que el proceso de transformación digital e incorporación de la telemedicina en la organización contara con el apoyo del equipo directivo, se estructurara acorde a lineamientos regulatorios sobre la materia, se fortaleciera a través del trabajo colaborativo de los procesos de la organización y se asegurara la incorporación de metodologías ágiles para la gestión de proyectos y de desarrollo digital, obteniendo resultados favorables de transformación digital, con altos estándares de calidad, en periodos cortos de tiempo.

La implementación de la transformación estableció cinco fases que orientaron el proyecto de telemedicina, el cual inició el 18 de marzo de 2020, días después de declarado el aislamiento social obligatorio y se ha ido consolidando a la fecha, con el uso tecnologías y herramientas como Microsoft Teams y ha obtenido resultados prometedores. En la actualidad, la organización cuenta con 20 especialidades médicas y quirúrgicas en modalidad de telemedicina como anestesia, urología, cirugía general, oncología, cardiología, entre otras, más de 35 servicios en esta modalidad y se ha logrado realizar más de 14.000 consultas en los últimos  meses en modalidad de telemedicina, lo que representa el 70% del nivel de atención usual en algunos servicios de la institución. 

Gobernanza y seguridad de la información base esencial de confianza

La gobernanza de la data, la seguridad y la privacidad de la información estuvieron en el corazón del proyecto y en la elección de Teams y la nube de Azure, pues las características de diseño de estas soluciones hacen que las sesiones remotas estén protegidas y respaldadas por altos estándares de seguridad en la nube, garantizando que las copias de la información solo puedan ser consultadas con las debidas autorizaciones por el personal designado. Al tiempo que aseguran que los videos e imágenes registradas en las consultas también cuenten con medidas de encriptación en tránsito y en reposo, que garantizan la seguridad y la privacidad de la información en ámbitos offline. A esto se suma que el personal médico únicamente desarrolla las consultas de telemedicina desde la sede física del hospital, con los dispositivos y tecnologías provistos para este fin y desde una red verificada y asegurada, garantizando los estándares de seguridad y total privacidad de las historias clínicas.

Así mismo, en los momentos de contacto con el paciente para fines administrativos o clínicos se incluyen procesos de verificación de identidad como medida de seguridad del paciente y de gestión de información ante el desarrollo de consultas, exámenes y órdenes médicas.

Metodología para la atención virtual de calidad

“Cuando empezó la pandemia evaluamos diferentes factores para comprender las necesidades de las personas que servimos. ¿Cómo creamos las mejores oportunidades de respuesta para que fueran oportunas, accesibles y con la mayor calidad posible? ¿Cómo asegurábamos esa continuidad y cómo crear ese vínculo cercano con el paciente y con las familias de las personas que atendemos permanentemente? Cuando se piensa en estos proyectos de transformación digital, la forma de asegurar cambios rápidos es acogerse a metodologías y cuestionarse acerca de qué debe escoger cada organización según sus necesidades y el contexto en el que se desempeña”, menciona Ortega.

Para lograr este objetivo, la metodología de transformación digital involucró 15 ejes estratégicos entre componentes multidisciplinares, clínicos, de calidad, de capital humano, de seguridad y gobernanza de datos, de logística e infraestructura, entre otros, que aseguraron la obtención de los resultados esperados y la calidad del servicio ofrecido por modalidad de telemedicina en corto tiempo.

Así mismo los servicio en funcionamiento en esta modalidad, involucran dos grandes etapas. La primera, orientada por lineamientos del equipo clínico, permiten un primer filtro para que el personal administrativo del hospital establezca contacto con el paciente evalúe su interés y voluntad de recibir su atención de forma virtual, sus condiciones de conectividad,  la disponibilidad de herramientas para conectarse, la necesidad de un acompañante durante la consulta. la viabilidad de ser atendido por esta modalidad o de forma tradicional y el procesos de consentimiento informado. De igual forma, se realiza una rápida capacitación sobre Microsoft Teams con el paciente o con el acompañante del paciente, para orientar como la conectividad se hace a través de un vínculo que puede usarse en cualquier dispositivo y navegador.

En la segunda etapa, el especialista médico entra en acción, desarrollando el proceso de consentimiento informado respecto a los alcances y riesgos clínicos de esta modalidad según la especialidad, el proceso de consulta y de asegurar una buena comunicación y confianza con el paciente, tal y como si estuviera en su consultorio. De otro lado, la visualización de los exámenes de alta complejidad, y aquellos realizados en otras instituciones médicas, se realiza a través del uso de una herramienta para ver los resultados, mientras el paciente comparte la pantalla con el personal médico para su lectura. Los exámenes realizados en las sedes físicas de la institución son enviados directamente a la historia clínica digital del paciente.

La virtualidad ha traído consigo otra ventaja: la posibilidad de hacer interconsultas con otros especialistas, y la eficiencia en las juntas médicas remotas, creando verdaderos espacios de colaboración en los cuales lo mejor del talento del hospital vela por la salud de los pacientes.

De esta forma, el Hospital Méderi apuesta por crear nuevas oportunidades para sus pacientes y sus familias, a través de una atención humanizada, basada en el conocimiento, la innovación y empoderada con el uso de las herramientas tecnológicas.

Publicar un comentario

0 Comentarios