About Me

header ads

Cuatro consejos de Properati para crear un espacio ideal de teletrabajo


Imagen: Properati – 2020

Esta semana el Ministerio del Trabajo anunció que en Colombia creció el número de colombianos en las modalidades de trabajo en casa y teletrabajo, pasando de 122 mil a cerca de 4 millones. Es por esto que desde el próximo 20 de julio se presentará una nueva ley para discutir esta nueva modalidad que llegó para quedarse.

Con este cambio ya no es un secreto que los trabajadores deben ajustar sus nuevos espacios de trabajo. Aquellos que no invirtieron en un nuevo espacio pensando que el teletrabajo será una medida temporal, les tenemos 4 consejos para tomar en serio la adecuación para un sano ambiente laboral en casa, modificar los lugares de trabajo y seguir siendo productivo y no mezclar las tareas de la oficina con las caseras.

1. Elegir un espacio

Lo primero que debes tomar en cuenta es que la cama y el dormitorio no son los lugares más idóneos para trabajar. Si cuentas con más de un área en tu casa, es importante que separes los espacios entre los que son para descanso y los que son para trabajo. Esto te ayudará a organizar tu tiempo y espacio. Además, podrás tener la sensación de que cambias de ambiente, como si te estuvieras transportando de la oficina a tu hogar.

Recomendamos que el espacio para trabajar no sea muy grande ni ocupe gran parte de nuestra vivienda, basta con un pequeño rincón en el comedor, sala o corredor. Además, dicho espacio debe estar delimitado y alejado de la televisión u otros posibles distractores innecesarios.

Según Ángela Puerta, directora general de Properati en Colombia, la mayoría de casas o apartamentos se pueden adaptar con facilidad al teletrabajo: “los apartaestudios, apartamentos tipo loft o casas con cuartos de estudio, por ejemplo, abundan en el mercado inmobiliario, y es allí donde se facilita mucho acomodarse a estas nuevas condiciones de trabajo en casa”.

De igual modo, es importante tener momentos y espacios de descanso, por lo que los balcones o terrazas, si se tienen, son espacios ideales para lograr despejar la mente y quitar el estrés. “En ciudades como Bogotá, en promedio las casas pueden llegar a tener hasta 100 m² de área descubierta y los apartamentos hasta 25m²; esto facilita que las personas tengan una jornada laboral agradable y amena desde casa”, aseguró Puerta.

2. Tener en cuenta la iluminación

Un sitio oscuro, frío y lúgubre no sería lo más conveniente para el teletrabajo. Trata de buscar un lugar con iluminación natural, mejor si es cerca de una ventana donde también podrás recibir luz del sol.

Además, esto permitirá tener contacto con el mundo exterior lo cual te ayudará a sentirte menos encerrado. Por otro lado, abrir la ventana y recibir aire puede ser reconfortante y podrá ayudarte a despejar la mente cuando te encuentres agobiado o estresado.

3. ¿Y la comodidad?

La comodidad es muy importante para cuidar nuestra postura y no tener problemas de espalda. Por lo tanto, es importante elegir muebles adecuados para el trabajo y ponerlos en una posición confortable.

La mesa o escritorio no deben estar colocados ni muy altos o bajos. Además, este espacio debe ser lo suficientemente amplio para que podamos colocar los dispositivos electrónicos, documentos, cuadernos, etc.

Otro factor importante es la ubicación del monitor ya que si lo ponemos frente a nosotros, evitaremos tener que doblar el cuello todo el tiempo. Una regla básica es que el centro de la pantalla debe estar a la altura de tus ojos. Si tienes laptop, te recomendamos adquirir un teclado para elevar la pantalla. Por último, busca una silla ergonómica o regulable para que se pueda cambiar de posición pero, sobre todo, para mantener  una postura adecuada y cuidar nuestro cuerpo.

4. Lo más importante: la organización

Dedica un espacio dentro de tu nueva oficina para guardar todos los elementos de trabajo allí y evitar trasladarlos por toda la casa. Al finalizar tu jornada laboral deja tu escritorio en orden y limpio para que puedas iniciar una nueva jornada de trabajo sin estrés.

Para delimitar este espacio puedes utilizar muebles, bibliotecas o plantas que establezcan una división entre el espacio de trabajo y el de casa. Si se comparte el hogar con otras personas es importante explicarles que ese sitio es privado y que no se permiten interrupciones.

Lo más complicado es la disciplina; por lo que también recomendamos fijar un horario para trabajar y cumplir los objetivos del día.  De lo contrario, tendrás la sensación de contar con todo el tiempo del mundo para realizar alguna tarea y la irás postergando. Si no tienes un horario fijo, parecido al que tenías cuando ibas a tu oficina, terminarás mezclando las horas de trabajo con las de ocio, afectando a tu salud mental.

Además, es recomendable realizar una lista de todas las cosas que quieres hacer en el día para que puedas ir tachándolas cuando las termines. Esto te permitirá tener la sensación de que vas avanzando en tu trabajo y que el tiempo de descanso está cada vez más cerca.

Publicar un comentario

0 Comentarios