About Me

header ads

Siigo y los aprendizajes en tiempos del Covid-19


Imagen: Siigo – 2020

El Coronavirus ha marcado un antes y un después en la vida de todas las personas. Sin discriminar a nadie, la pandemia ha generado un alto impacto a nivel global y ha traído consigo toda una serie de efectos colaterales para los sectores productivos, que aún no se sabe a ciencia cierta cuando se logren estabilizar.

Retornar a la normalidad que se conocía es algo cada vez más ambiguo, y, tanto empresas como personas, han comenzado a aceptar el hecho de enfrentarse a una nueva realidad que se deberá adoptar e interiorizar para seguir adelante.

Sin embargo, todo suceso de esta magnitud deja no solo experiencias negativas y angustiosas, sino también un mundo de oportunidades y enseñanzas que sirven y servirán como herramientas por mucho tiempo para hacer a sus negocios cada vez más fuertes y estables frente a cualquier futura contingencia que se pudiera presentar.

“Estamos convencidos que la mejor manera de asumir una coyuntura es convirtiendo cada dificultad en una oportunidad de reinventarse y salir más preparado y sólido que nunca. En Siigo, desde el comienzo de la emergencia sanitaria hemos dedicado nuestros esfuerzos para ser el aliado estratégico en el que cualquier empresario y contador puede confiar para mantener el flujo de su empresa y nos hemos aliado con diferentes entidades y compañías en la construcción de herramientas adicionales que den un respaldo a los actores más afectados dentro de este contexto.” Afirmó David Ortiz, CEO de Siigo.

En ese sentido, Siigo, la compañía de software contable y administrativo, trae una serie de enseñanzas que ha dejado esta experiencia del Covid-19, que pueden servir de reflexión y aprendizaje para el futuro:

La presencialidad no es necesaria: si algo ha dejado esta experiencia es la ratificación de que la presencialidad dejó de ser necesaria para operar la mayoría de los negocios. Si bien aún existen sectores en los que la única manera de operar es a través del contacto directo, ya la gran parte de las industrias se han logrado desarrollar lo suficiente para respaldarse en herramientas tecnológicas que les permitan operar sin ningún inconveniente desde remoto.

El rol que ha jugado la tecnología en este punto es vital. Es gracias a todas esas innovaciones que hoy en día es posible decir que muchos empresarios que han conseguido adaptarse a las nuevas dinámicas, han podido volver a operar en medio del aislamiento. Aplicaciones para hacer reuniones virtuales, plataformas de pago electrónico que permiten seguir con las operaciones financieras sin problemas e incluso softwares administrativos y contables como el de Siigo que desde su Nube se convierte en la herramienta ideal para controlar y dirigir una empresa desde cualquier lugar con internet.

El tiempo es oro: en momentos como este, los clientes han ido transformando sus necesidades y preferencias. Buscan servicios que se adapten a su estilo de vida y piensen en ellos y en las precauciones que se deben tomar. Por esta razón, ha cobrado tanta importancia el contar con los insumos que permitan a las organizaciones reaccionar de manera inmediata y brindar un servicio de calidad en todo momento.
La segunda enseñanza de esta experiencia hace referencia al valor del tiempo de reacción que puede tener cualquier comercio frente a la demanda de sus públicos de interés. Contar con mecanismos que permitan mantener un contacto constante con el consumidor y atender sus requerimientos en tiempo real, puede hacer la diferencia al momento de mantenerse vigente y competitivo en el mercado.

Dos cabezas piensan más que una: la realidad es que a pesar de la distancia social que se ha impuesto desde que comenzó la emergencia sanitaria, una de las principales enseñanzas que ha traído esta nueva dinámica es la importancia de la unidad. No solo entre personas sino también entre organizaciones.

Los pasados dos meses han evidenciado que el ser capaz de identificar potenciales alianzas con terceros y unir esfuerzos puede ser aún más integral y efectivo que intentar sobrepasar los obstáculos solos. De esta coyuntura han salido las mejores alianzas entre grandes organizaciones que han unido sus servicios más sólidos para ayudar a que los más afectados por la pandemia encuentren la manera de reinventarse y salir adelante.

En el caso de Siigo, por ejemplo, la alianza fue realizada con Microsoft y Payu. Mediante esta alianza se les brindan las herramientas a los empresarios para que sus ventas y su gestión sobre la empresa, no se van interrumpidas y logren adaptarse a las necesidades del momento. Se ofrecen alternativas de venta por internet como canales de venta que soporten el impacto generado sobre las ventas presenciales, programas gratuitos de teletrabajo y reuniones a distancia con tarifas diferenciales para que las transacciones y cobros se mantengan de una manera digital.

La resiliencia puede salvar un negocio: este último aprendizaje es la recopilación de los anteriores y es el mensaje sombrilla que ha dejado tanto para personas como organizaciones el Covid-19. El que no se adapte y sepa interiorizar los cambios del entorno, no solamente en una situación como la que se vive actualmente, sino frente a cualquier transformación del mercado, probablemente quedará en desventaja.

La habilidad de adaptar el funcionamiento y la operación de su negocio al nuevo estilo de vida y la nueva realidad a la que se enfrentará el país cuando todo esto termine, puede ser lo que salve su negocio y le permita mantenerse vigente por encima de sus competidores y cualquier obstáculo que se presente.

Recuerde que siempre tiene la opción de ser de los que identifica la oportunidad o se queda con el problema. 

Publicar un comentario

0 Comentarios