About Me

header ads

Que las excursiones en el colegio no se vuelvan un verdadero problema


Imagen: Gimnasio Moderno - 2020

Hoy en día, educar al aire libre es una herramienta fundamental y, en Colombia, cada vez se vuelve más usual el tema de las excursiones, paseos e integraciones en el ámbito educativo. Según Heike Freire, experta en innovación educativa, interactuar en zonas donde hay naturaleza promueve estados de bienestar y felicidad, no solo en los niños, niñas y jóvenes, sino en cualquier persona. Éstas establecen vínculos reales con el aprendizaje, aunque se habla de manera recurrente que son espacios de ocio, muchas son organizadas desde el punto de vista educativo.

Para que estas experiencias sean significativas, lo primordial es, conocer el estado físico y anímico de los estudiantes, y evaluar si estas actividades son acordes con su edad. Adicional a lo anterior, hay que tener clara la diferencia entre un paseo y una excursión; el primero, de ninguna manera reta ni saca a los jóvenes de su estado de confort, la excursión sí.

Por otro lado, es importante que los padres de familia no proyecten sus miedos en sus hijos, ya que, a través de estos, suelen aparecer angustias; a mayores temores de los padres, menor calidad en la experiencia del niño o niña.  Es por esta razón, que la relevancia en la edad de los niños también es un requisito preferencial para este tipo de salidas y lo recomendable es desde los 4 o 5 años.

Por tal motivo, Carlos Salazar, Coordinador de las excursiones del Gimnasio Moderno, hace estas recomendaciones para que los padres de familia estén tranquilos al momento de enviar a sus hijos a las excursiones escolares:

1. Qué tipo de actividades se van a realizar durante la excursión: las instituciones educativas tienen el pleno conocimiento y la práctica definida por edades de estos encuentros pedagógicos. Por lo tanto, antes de autorizar la partida de los hijos a una integración educativa, se debe verificar de manera directa con el colegio, cuáles serán estas actividades y si éstas ofrecen un ambiente de seguridad.
2. No proyectar sus miedos sobre los niños: si se tienen dudas sobre las excursiones es bueno buscar que el colegio las aclare, pero recordando que las inquietudes propias no son las de todos los demás.
3. Quien va a vivir la experiencia es el estudiante: es bueno invitarlo a prepararse, hidratarse con tiempo, comer bien antes de la salida, cuidar el cuerpo las semanas anteriores, preparar el morral y/o elementos necesarios. Pero que las tareas mejor las haga el niño. Recuerde que el hijo es quien las va a tener que cargar.
4. No existe riesgo cero durante una excursión o salida; por eso, se  recomienda a los padres de familia conocer el trabajo previo en las aulas, en donde se explican los riesgos y se enseña a los estudiantes a mitigar o cómo actuar en caso de que se presente una situación extraordinaria. 
5. Seguir siempre las recomendaciones de los profesores o de quien provee la operación de la salida.
6. Y, por último, desconectarse con tranquilidad del niño, es una manera de confiar en la institución educativa, ya que ésta es su segundo hogar.

“En una excursión bien planeada también pueden presentarse incidentes, es por esta razón, que los colegios deben tener una revisión cuidadosa y periódica de los protocolos de seguridad del colegio y de quienes presten servicios alrededor de la excursión.  Lo más importante, siempre será velar la salud física y emocional de los niños y niñas”, concluyó el especialista.

Publicar un comentario

0 Comentarios